¡Qué curso el de aquel año!

16.06.2021

¡Fin de curso! ¡Y menudo curso!

¿Recuerdas cómo empezamos en septiembre? ¿Cómo te sentiste aquel primer día volviendo al instituto después de tanto tiempo?

Yo sí lo recuerdo perfectamente. Después de los meses de confinamiento y de un verano evitando las multitudes y los espacios cerrados, me vi dentro de un edificio rodeada de cientos de personas. El miedo, la incertidumbre y la inseguridad estuvieron muy presentes las primeras horas, pero, poco a poco, fueron desapareciendo al ver las medidas de seguridad que se han adoptado durante todo el curso y la buena predisposición de todos a cumplirlas. Es cierto que los primeros días hubo cierta confusión hasta que aprendimos todos los protocolos, pero pronto se hicieron costumbre y las clases comenzaron a pesar de no saber cómo iba a evolucionar la situación.

Poco a poco llegó el frío y las clases se hicieron más incómodas, corría el viento por los pasillos y los abrigos eran nuestros mejores amigos. El primer trimestre avanzaba y, casi sin darnos cuenta, llegó la Navidad. Una Navidad distinta, con un festival a través de una pantalla y sin poder reunirnos con nuestros familiares y amigos, o así debería de haber sido. Pero, supongo que no todo el mundo tomó las mismas precauciones, porque después de las fiestas los contagios se dispararon y, por seguridad, tuvimos que esperar 15 días para iniciar las clases presenciales.

El segundo trimestre comenzó con miedo e inseguridad y una cierta sensación de desánimo flotando en el ambiente. El desgaste emocional estaba pasando factura y empezamos a hablar sobre nuestras emociones en las sesiones de tutoría, buscando ayudaros a comprender lo que nos estaba ocurriendo. Poco a poco los datos comenzaron a mejorar, las vacunas empezaron a llegar y el buen tiempo nos daba un poco de luz y esperanza. La Semana Santa también llegó y ya habíamos recorrido dos tercios del camino.

El último tramo nos pilló un poco cansados, pero gracias al buen tiempo y al descenso de contagios por la vacunación masiva pudimos afrontarlo y ¡aquí estamos! Hemos superado un curso lleno de dudas y dificultades, para muchos y muchas de vosotros/as no ha sido fácil: restricciones, limitaciones, presión, angustia, miedo, frustración, ira... Por todo esto y mucho más habéis tenido que pasar y, aunque no lo parezca, todo esto os ha hecho aprender y evolucionar. Ahora sois más fuertes, más resilientes y conscientes de vuestras emociones. Espero que todos estos aprendizajes os acompañen el resto de vuestra vida y que os sean útiles en el futuro.

No sé si volveremos a coincidir, pero, en todo caso, os deseo lo mejor y que consigáis todo lo que os propongáis. Sois capaces de eso y de más. Y no dejéis que nadie os diga lo contrario.

¡Feliz verano!

© 2020 Laura García Prieto. Todos los derechos reservados.
Creado con Webnode
¡Crea tu página web gratis! Esta página web está creada con Webnode. ¡Crea tu propia web gratis hoy mismo! Empieza ahora